Este Hermanamiento está dirigido a promocionar el desarrollo humano local en los campos de la educación, formación, salud, igualdad, vivienda, defensa de los derechos humanos, desarrollo económico o infraestructuras que beneficien a comunidades rurales o urbanas y que impliquen la participación activa de dichas comunidades y de sus instancias representativas en su proposición, gestión y ejecución y tengan una consideración especial al impacto medioambiental y al uso sostenible de recursos naturales.

Éste compromiso se renueva desde el 31 de mayo del 2006, donde ambas entidades, Ayuntamiento de Berriozar y Delegación Saharaui en Navarra convencidos de que las relaciones entre los pueblos constituyen uno de los pilares más sólidos para la paz y el progreso con el propósito de cooperación y acercamiento, considerando los lazos privilegiados de amistad que unen a sus dos pueblos desde hace años, materializados en esfuerzos de ayuda mutua, y por voluntad de los órganos de gobierno de ambas instituciones firmaron el primer hermanamiento.

Entre los objetivos prioritarios de éste hermanamiento se entienden los siguientes:

  • Terminar el proceso de descolonización del Sahara, encontrándose sus territorios ocupados por Marruecos, trasladando a la población saharaui al exilio en Argelia, siendo víctima de una clara situación de injusticia internacional.
  • Cumplir las múltiples y reiteradas Resoluciones de la ONU reconociendo el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, reafirmando la necesidad de buscar una solución justa y pacífica.
  • Apoyar la causa justa del pueblo saharaui para poder elegir libremente su futuro, a través de un Referendum libre y democrático, con todas las garantías y bajo los auspicios de la Naciones Unidas tal como se reconoce por la ONU en sus diferentes resoluciones.
  • Apoyar el “Plan de Paz para la libre determinación del Pueblo del Sahara Occidental” como única vía pacífica para el conflicto.
  • Mostrar la preocupación y exigir el respeto a los Derechos Humanos en los territorios ocupados del Sahara Occidental y la inmediata liberación de todos los presos políticos Saharauis, tal como demandan las organizaciones de defensa de Derechos Humanos. Igualmente se considera imprescindible el acceso libre al territorio de delegaciones de observadores y medios de comunicación.