Como en todas las localidades rurales San Isidro, patrón de los labradores, es fecha señalada en el calendario festivo de nuestro pueblo desde tiempo inmemorial. A pesar de que Berriozar es hoy una población urbana, esta celebración mantiene su arraigo en el Casco Antiguo.

Se celebra el domingo más próximo al 15 de mayo. Tras una procesión y la bendición de los campos, se sirve un almuerzo entre las personas congregadas.