El viernes anterior al domingo en el que se celebra la fiesta de la Trinidad, el pueblo de Berriozar, con la cruz procesional, recibe la figura de San Miguel de Aralar.

Posteriormente, se celebra misa de adoración y se bendicen los campos a los cuatro puntos cardinales.